Los Martillos De Ulric – Dan Abnett, Nik Vincent, James Wallis

En el palacio se estaba celebrando un opíparo festín de mediodía. Tras haber descansado brevemente durante las primeras horas de la mañana y haberse bañado en más agua tibia de la que el palacio solía calentar para toda una semana, los embajadores extranjeros eran agasajados por el Graf en el salón principal. El ambiente estaba cargado de olores de comida procedentes de las cocinas, y de los deliciosos aromas de las bandejas que los pajes hacían desfilar en serie al interior del salón, bajo la atenta mirada de Breugal. En el aire flotaba la música de una viola, un cuerno, un salterio, un tambor y un trombón, tocados por los músicos de la corte del Graf.

–¡Deprisa! ¡Deprisa! ¡Ahora! -siseaba Breugal para apresurar a los pajes cargados de bandejas.

Estaba apostado en el pasillo lateral que daba paso al salón principal. Marcaba el ritmo con su bastón, y sus ojos eran tan brillantes como el hielo. Se había puesto su mejor peluca en forma de cuernos y un jubón bordado, de mangas acuchilladas, bajo la librea del palacio; su anguloso rostro se veía doblemente empolvado, blanco como la nieve o como el semblante de los muertos.

Le dio una bofetada a uno de los pajes que avanzaba con demasiada lentitud, y luego volvió a dar palmas. Había oído muchos relatos sobre la opulencia de la corte bretoniana y no quería que aquellos visitantes encontrasen fallos en su propia casa.

Breugal detuvo a otro paje y probó los pies de cerdo rellenos de hígado de ganso para asegurarse de que el cocinero estaba cumpliendo con su deber. Excelentes. Tenían demasiada sal, pero eran excelentes, de todas formas. «¡A ver si los altaneros bretonianos pueden dar un banquete tan refinado como éste!»

* * * * *

Lenya estaba trabajando en la cocina; era una de las muchas criadas que colaboraban con los ayudantes de cocina para decantar el aguamiel y el vino en las jarras que se llevaban a la mesa. Las enormes cocinas de techo bajo y abovedado, con sus ollas que despedían vapor, sus rugientes fuegos y los hombres que voceaban, le resultaban casi abrumadoras. Había pensado que agradecería el calor que había allí después de haber soportado el doloroso frío del invierno, pero era excesivo. Estaba sudando, temblando, arrebolada, y le escocía la garganta. Mientras se secaba las manos en el delantal, volvió la cabeza al oír que alguien la llamaba por su nombre.

–¡Lenya! ¡Lenya, muchacha!

En las sombras de la salida trasera de las cocinas, vio a Franckl. La llamaba, pálido y sudoroso; el jubón abierto dejaba a la vista un pecho ceroso y sudoroso. La librea de seda rosada tenía manchas oscuras bajo los brazos, grandes medias lunas de sudor.

Tras mirar a su alrededor para asegurarse de que nadie la observaba, avanzó hacia él.

–¿Franckl?

La jerarquía del palacio del Graf los había convertido en iguales hacía ya tiempo.

El antiguo mayordomo del Margrave se enjugaba la pálida frente, y tenía aspecto de que en cualquier momento le fallaría el corazón y le estallaría.

–El condenado Breugal me ha tenido traspalando nieve desde medianoche -jadeó Franckl.

–No tienes buen aspecto, señor -admitió ella.

–Una bebida es cuanto pido; algo fresco, pero que me caliente. No sé si me entiendes.

Ella asintió con la cabeza y se escabulló de vuelta a la cocina, donde esquivó pajes que corrían con los brazos cargados de platos.

Cogió con disimulo una botella de cerveza cerrada de un cubo, donde la habían puesto a enfriar junto a la puerta de la bodega, y regresó con rapidez.

–Toma. No digas que nunca hice nada por ti. Y no dejes que nadie la vea.

Él asintió sin hablar, pues estaba demasiado ocupado rompiendo el tapón y bebiendo la cerveza a grandes tragos. El rostro se le puso sonrosado de deleite y alivio, y los ojos se le humedecieron.

–¿Qué es esto? -dijo una voz.

Ambos se volvieron a mirar hacia el lugar del que procedía. Franckl sufrió un ataque de tos que le hizo escupir el último trago de cerveza. Apoyado en su bastón, Breugal los contemplaba con expresión absolutamente desdeñosa y amenazadora, completamente compuesto…, excepto por el reguero de sudor que descendía de debajo de su peluca y manchaba el polvo que le cubría la frente. Ni siquiera él era inmune al calor y el caos de la cocina.

Ni Lenya ni Franckl hablaron, ni se movieron siquiera. Breugal alzó el bastón y señaló a Franckl con la punta de plata.

–A ti te haré azotar por esto. Y a ti… -La punta del bastón se desplazó con lentitud hacia Lenya, y de pronto Breugal sonrió; una repelente sonrisita de rata, al ocurrírsele una idea-. A ti también te haré azotar.

–¿Hay problemas aquí? -preguntó otra voz.

Todos se volvieron y vieron que había un templario en el marco de la puerta exterior, cuyo gigantesco cuerpo acorazado parecía negro en contraste con la nieve del exterior. Breugal frunció el entrecejo.

–Sólo un asunto doméstico, señor. Estoy solucionándolo.

Drakken salió de la sombra de la puerta y entró.

–¿Cuando tienes tantas cosas que hacer? Señor, eres el maestro de ceremonias, el fulcro del que depende la totalidad de este festín. No tienes tiempo para perseguir a los indolentes.

Breugal calló por un instante. Acababan de halagarlo, sabía que era así, pero aquello no se parecía a ningún otro halago que le hubiesen hecho antes.

–El capitán Von Volk de los Caballeros Pantera les ha ordenado a mis templarios que patrullen el palacio. La disciplina y la seguridad son nuestro deber. El vuestro es encantar al embajador de Bretonia.

–Muy cierto, pero…

–Sin peros -respondió Drakken con sequedad.

Su imponente presencia hizo que Lenya recordara al gladiador encapuchado al que una vez había visto dominar la acción de la plaza de Fieras.

Drakken se inclinó y cogió con gesto indiferente la botella de cerveza de la mano del mudo Franckl.

–Me llevaré a este hombre al patio y la partiré sobre su miserable cabeza. A la muchacha la golpearé con un puño hasta que aprenda corrección. ¿Bastará con eso?

Breugal sonrió sin que la sonrisa llegara a sus ojos.

–Sí, señor templario; pero puedo asegurarte que soy capaz de solucionar esta infracción de…

–Tienes trabajo que hacer -repitió Drakken al mismo tiempo que avanzaba hacia el chambelán, y sus espuelas tintinearon contra el escalón de la cocina-. Y yo también. Es deber de la guardia castigar a todos los entrometidos y malhechores.

–No, esto no es correcto en absoluto -dijo Breugal, de repente-. Vosotros tenéis la guardia, por supuesto, pero…

–El capitán Von Volk fue muy claro al respecto. Todos los entrometidos son asunto de la guardia. El santo y seña es «Viento norte», como estoy seguro de que sabes. Los templarios cumplimos con nuestro deber con una fuerza más feroz que la de cualquier viento del norte.

Breugal sabía que el otro lo superaba en rango, así que retrocedió.

–Estoy en tus manos. ¡Que Sigmar te invista de todo su esplendor!

El chambelán atravesó la cocina al ritmo del golpeteo de su bastón, azotando pajes y gritándoles con saña a los criados de la cocina para compensar su decepción.

–Y que Ulric te muerda el huesudo culo -murmuró Drakken cuando se marchó el hombre de la peluca.

Empujó a Franckl y Lenya al patio, y cerró la puerta. Lenya estaba riendo con sonoras carcajadas, e incluso Franckl sonreía. Drakken le tendió la botella de cerveza al mayordomo, que, primero, dio un respingo porque temió lo peor y, luego, la aceptó.

–Deja un poco para mí -pidió Drakken con una amplia sonrisa,

Franckl asintió con un gesto de cabeza y se alejó a paso rápido hacia el refugio que le proporcionaba la leñera.

Lenya abrazó al templario con alegría, sin hacer caso de la fría dureza de la armadura bajo sus manos y antebrazos.

–¡Me has encontrado, Krieg! -gritó con deleite.

El sonrió y la besó rudamente en la boca.

–Por supuesto -murmuró al separarse sus labios.

–Ganz dijo que estarías aquí.

–Mi comandante tiene razón en todo.

Lenya frunció el entrecejo y se apartó de él, aunque sin dejar de abrazarlo.

–Pero ¿cómo me has encontrado?

–Me escabullí.

–¿De dónde?

–De la patrulla. No me echarán de menos.

–¿Estás seguro? -preguntó ella, curiosa. Tenía la mala sensación de que Drakken estaba corriendo un gran riesgo.

El la besó otra vez, y otra. Sabía que estaba seguro.

* * * * *

Los había interrumpido una caravana de féretros que llegaron al porche del templo de Morr, procedentes del distrito de Wynd. El padre Dieter bajó a ayudar a los guardias y a los otros iniciados de Morr a trasladar la miserable carga que traían.

Los templarios del Lobo salieron y permanecieron de pie junto a sus caballos atados, esperando.

–¿Por qué no se lo cuentas, señor? -preguntó Kaspen.

–¿Contarle qué?

–¡Lo referente a Einholt! ¡Por el aliento de Ulric! ¡Ha dicho que su nombre estaba escrito en sangre!

–Ya lo he oído -replicó Ganz en voz baja.

–En eso estoy de acuerdo con Kaspen -intervino Lowenhertz con voz queda, pensando detenidamente. Alzó la mirada hacia Ganz-. Este sacerdote de Morr es un aliado; de eso estoy seguro. ¡Dioses, sabe de qué está hablando! Cuéntale lo de Einholt. ¡Haz que encajen las piezas…, las piezas del rompecabezas que ambos tenéis por separado!

–Tal vez -replicó Ganz.

Gruber se llevó al comandante a un lado.

–Lowenhertz tiene razón. Creo que debemos confiar en este hombre.

–¿Tú confías en él, Wilhelm?