Los Martillos De Ulric – Dan Abnett, Nik Vincent, James Wallis

Gruber ya se había puesto en marcha con el martillo alzado. Cubierto por la sangre de Shorack, se encontró con dos enemigos que se volvían con las hachas enarboladas para cortarle el paso. Gruber describió un sibilante círculo completo con el martillo, aferrando con ambas manos el bucle de cuero del extremo del mango, y al mismo tiempo desplazó el peso corporal para contrarrestar el giro. Antes de que el círculo concluyera, dos cráneos se partieron como ollas de barro.

Entonces, quedó libre entre los bloques de piedra situados en torno a la hoguera; sobre cada uno, descansaba un precioso icono. Sabía que se encontraba dentro de la ola de un poderosísimo hechizo oscuro, algo invisible que se tejía entre los símbolos. La lengua le cosquilleaba a causa de la electricidad estática, se le erizaba el pelo y había un olor que le irritaba las fosas nasales. Era un olor a corrupción dulzona, como el de un cadáver de una semana. Sabía que era magia, y nunca lo olvidaría. Magia negra. Magia de muerte.

Pensó en Ganz, en el peligroso regreso desde Linz, en cómo había hecho desaparecer a aquellos seres fantasmales al destruir su preciosa garra. Sabía que debía hacer lo mismo… otra vez…, allí…, en ese momento. Había que destruir un símbolo para romper el hechizo. Y entonces supo, con claridad y frialdad al fin, lo que Al-Azir había querido decir realmente.

«No se las puede recuperar. Para vosotros, están perdidas para siempre. Gruber del Lobo, te compadezco, pero admiro tu valentía. ¡Eh! Aunque perderás lo que te es más caro.»

No había alternativa. Estaba escrito -de eso, estaba seguro- en las intrincadas e inalterables obras de las estrellas. Tenía tiempo para asestar un solo golpe y sabía, como Lobo del templo de Ulric, adonde tenía que dirigir ese golpe.

Las Mandíbulas del Lobo, tan sagradas, tan preciosas, cortadas por el propio Artur, destellaban sobre el bloque de piedra que tenía delante.

Levantó el martillo. Algo se le clavó en la espalda y el dolor lo laceró. Gruber gritó. Unas garras le recorrieron la espalda desde los hombros hasta la cintura, rasgando capa, camisote y camisa interior, y abriéndole profundos tajos en la carne. Cayó de rodillas. El ser como una marioneta ennegrecida quedó de pie detrás de él, con las esqueléticas uñas curvas como ganchos teñidas de rojo con la sangre del templario. La marioneta se sacudió, sus ojos no muertos destellaron y derribó a Gruber al suelo de un latigazo. La sangre resbaló por el lado de la cabeza de Gruber donde había impactado el látigo. Durante el resto de su vida, la oreja izquierda seria un informe trozo de cartílago y piel, como una flor a la que le hubiesen arrancado los pétalos.

Jadeando, Gruber alzó la mirada hacia el monstruo que se estremecía y vibraba junto a él. Sus largas extremidades angulosas temblaban y se movían espasmódicamente como una marioneta mal manejada. «O no -pensó Gruber, a cuya mente le confería el dolor una claridad atemorizadora-; más bien como una cosa a medio acabar. Como la parodia de un hombre, un esqueleto que recuerda cómo moverse pero carece de los músculos o los tendones, o la práctica necesaria para hacerlo a voluntad.» Con la luz del fuego por detrás, era lo único que parecía: un gran esqueleto humano, recubierto por restos de piel seca y jirones de mortaja quemados, que se estremecía y sacudía al intentar comportarse otra vez como un hombre, al intentar ser un hombre.

Sólo los ojos estaban completos: fuegos color rosado coral de vivida furia. Los posó sobre él. Los dientes desnudos y hollinientos chasquearon al abrirse y desgarrar la carne seca y ampollada de su larga boca marchita.

–Muere -dijo.

–¡Muere tú! -le gruñó Einholt, que lo acometió por un flanco y lanzó a la horrible cosa al aire con un experto golpe de martillo.

Contorsionándose, la marioneta se alejó hacia la oscuridad del otro lado de la hoguera.

Einholt le echó una sola mirada a Gruber, pero no vaciló. Al parecer, el veterano templario tenía la inteligencia suficiente para haber llegado a la misma conclusión que Gruber. Einholt dio media vuelta con el martillo en alto sobre el bloque de piedra; tenía el aspecto de ser el gran dios que originalmente había tallado Fauschlag para todos los que lo vieron. Luego, las Mandíbulas del Lobo, el precioso icono de la Orden de los Caballeros del Lobo Blanco, se desintegró bajo la cabeza del martillo en un millón de fragmentos que salieron volando.

Y luego…, nada. No hubo ninguna gran explosión, ningún cegador destello, ningún sonido ni frenesí. La bodega simplemente se tornó fría. Las paredes dejaron de respirar. El hedor a magia desapareció y la electricidad estática que cargaba el aire se desvaneció. La hoguera se apagó.

Negrura. Frío. Humedad. Olor a sangre y olor a muerte. Unos pedernales rascaron entre sí y una lucecita atravesó la oscuridad. Alguien había encendido una lámpara. Con ella en la mano, Lorcha avanzó hacia el círculo de bloques de piedra, recuperó la pequeña bolsa de terciopelo y se la metió en el justillo.

–Se ha obrado bien -les dijo a los otros en la oscuridad que lo rodeaba con un acento cargado de vocales tileanas-. Informaré al Cónclave de Magos.

Un momento más tarde, él y su lámpara desaparecieron. Aric encendió una cerilla del paquete que tenía y alzó la pequeña luz amarilla. Lowenhertz hizo lo mismo y encendió la última lámpara de aceite que llevaba él. La luz débil iluminó la cámara empapada en sangre. Con premura, cogieron leña menuda de detrás del fuego para hacer antorchas. Einholt ayudó a Gruber a levantarse del suelo.

–Ulric te ama, hermano Einholt -dijo Gruber al mismo tiempo que lo abrazaba.

–Espero que Ulric también me perdone -replicó el otro.

A la luz de las antorchas, metieron los trofeos en sacos, y Aric le entregó el brazalete de garras de pantera a Von Volk con actitud reverente.

El Caballero Pantera lo cogió y le hizo un gesto de asentimiento al portaestandarte de los Lobos.

–Que Ulric os guarde por lo que habéis hecho aquí. Vuestro sacrificio será conocido por todos los miembros de mi orden.

–Y tal vez nuestras órdenes no serán tan rivales a partir de ahora -sugirió Gruber mientras se acercaba, cojeando-. También se ha derramado sangre vuestra para conseguir esto.

Él y Von Volk se estrecharon la mano en silencio.

–Lo tenemos todo -declaró Einholt. El y Aric cogieron los sacos llenos de los más preciosos objetos para llevarlos de vuelta a la ciudad-. Sugiero que es hora de salir de aquí. La luz que tenemos no durará mucho, y hay ciudadanos de Middenheim que se sentirán aliviados cuando les devolvamos estas baratijas.

Lowenhertz apareció detrás de ellos, con una antorcha en alto. En la mortecina luz, su semblante estaba pálido, pero tenía una expresión decidida.

–No hay…, no hay ni rastro de él, de la cosa que Einholt golpeó. O está destruida, o…

–Ha escapado -concluyó Gruber.

Confesión

El aire que flotaba sobre Middenheim era frío y calmo. Abajo, los vientos hallaban la entrada y salida de todas las calles y callejones, gimiendo a través de las grietas de la piedra y pasando sobre los adoquines húmedos. El otoño había llegado.

Los braseros de la calle tenían más combustible y sus llamas altas lamían las paredes de piedra, cubriendo las superficies negras con una capa de hollín; los fuegos ardían hasta el amanecer. Entonces, la noche llegaba más temprano y para muchos se acortaba la jornada laboral. Los ciudadanos permanecían fuera durante menos tiempo, pues se preparaban para la dureza del invierno que se avecinaba, cuando muchos morirían de frío y a causa de las numerosas enfermedades invernales que aquejaban a la elevada ciudad año tras año.

Para algunos, la estación otoñal sólo significaba que comenzaban y concluían la jornada laboral durante las horas de oscuridad. Uno de ellos era Kruza. Efectuaba su trabajo con pulcritud, y escogía al objetivo final de aquel día. Los últimos comerciantes abandonaban la ciudad en grupos que llevaban antorchas, y entre ellos iba un hombre rotundo, de mediana edad, con un florido arrebol rojo sobre las mejillas y una magnífica nariz bulbosa. Sus bolsillos parecían cargados y, medio ocultos tras el pecho de un largo abrigo bordado que no podía cerrarse sobre el gordo montículo de su pecho, se veían con claridad las correas y cierres de un zurrón. Kruza lo vio cuando salía de una de las mejores cervecerías del límite de Freiburg y lo siguió hasta el extremo norte de Altquartier.

Kruza adelantó con tranquilidad a su objetivo, cuyos bamboleantes y cortos pasos avanzaban con mayor lentitud por los adoquines de la empinada calle. El carterista se detuvo durante un momento y luego regresó sobre sus pasos para comprobar la posición de la bolsa del dinero en el abrigo del comerciante cuando pasó muy cerca de él. La víctima no le prestó ninguna atención.

Kruza ya había examinado a la víctima y estaba a punto de actuar cuando vio algo ante sí. Apartó los ojos del comerciante durante el tiempo suficiente para ver el borde de una larga capa gris que desaparecía por la puerta de una taberna situada al otro lado de la estrecha calle.

Kruza se detuvo, y luego avanzó algunos vacilantes pasos. Cuando se volvió hacia su víctima, el hombre estaba desapareciendo en la esquina de una calle lateral. Kruza comenzó a seguir otra vez al comerciante mientras intentaba concentrarse y recordar que debía cubrir la cuota.

Pero entonces podía notar a su espalda los ojos que lo observaban. Se volvió con brusquedad, y esa vez el par de figuras embozadas, porque eran dos, apenas tuvo tiempo de desaparecer de la vista.