Los Martillos De Ulric – Dan Abnett, Nik Vincent, James Wallis

Shorack apoyó la espalda contra la columna durante un momento e intentó ralentizar su respiración. Tenía el semblante pálido y húmedo.

–Esto es… algo malo, Lowenhertz -murmuró-. ¡Corona de Estrellas! He pasado toda la vida entrenando mis poderes en el mundo invisible, y bien saben los dioses que a veces he jugado con los excesos del mundo más oscuro. Su atractivo es enorme. Pero esto…, éste es un ritual de magia tan oscura, tan abominable que… nunca he visto nada parecido. ¡Lowenhertz, ni siquiera había soñado jamás con que existiera semejante abominación! ¡Ahora este lugar es la Muerte!

Lowenhertz miró al mago bajo la luz mortecina. La impresión de que era una figura altanera y capaz había desaparecido por completo, y sus modales seguros y teatrales se habían desvanecido. Lowenhertz sabía que Shorack era poderoso para ser un mago urbano, y que estaba entre los mejores de la ciudad. Sus habilidades habían bastado para llevarlos hasta allí, pero entonces no era más que un hombre, un hombre asustado que se encontraba muy fuera de su elemento. Lowenhertz sintió una inconmensurable lástima por el mago, y un inconmensurable miedo por todos ellos. Si el gran Shorack estaba asustado…

Desde su lugar de observación, Gruber se tendió sobre el vientre y contempló la escena. Allí había muchos tesoros, y no le cabía duda de que los estaban utilizando, como había dicho Shorack, a modo de símbolos de un gran hechizo. «No -pensó, reconsiderando su opinión-, lo más probable es que la palabra adecuada sea maldición.» Se le puso la carne de gallina. Aquel sonido de respiración, de jadeo, como si las paredes suspiraran… Aquel batir de tambor, aquella salmodia y, lo peor de todo, la figura de la marioneta que se sacudía cerca del fuego. Gruber deseó que Ulric hubiese sido más misericordioso con él, que le hubiese evitado tener que ver algo semejante.

Von Volk se encontraba junto a él. El miedo transformaba los ojos del Caballero Pantera en pozos negros que no parpadeaban.

–¿Qué hacemos, Lobo? -susurró.

–¿Tenemos elección, Caballero Pantera? -preguntó Gruber con voz casi inaudible-. Aquí está naciendo una oscuridad grandiosa y sofocante, que abrumará a la ciudad que defendemos con nuestras vidas. Debemos hacer lo que nos han entrenado para hacer, y rezar para que eso baste.

Von Volk asintió con la cabeza, realizó una profunda inspiración, preparó su espada y luego se volvió para mirar al grupo de Aric, situado al otro lado. El capitán de los Caballeros Pantera captó la mirada de Hadrick e hizo un brusco gesto, como si cortara algo en el aire con el puño. Hadrick alzó la ballesta.

El tambor continuaba sonando. La salmodia proseguía. Las piedras jadeaban en torno a ellos como si inspirasen aire. El fuego crepitaba. El hedor a muerte y putrefacción colmaba el aire. La figura de marioneta se sacudía.

Hadrick disparó. La flecha de la ballesta se clavó en el pecho de la marioneta y la derribó de espaldas sobre la hoguera. El ser profirió un chillido, un sonido horrible e inhumano, manoteó la flecha que lo atravesaba y se revolcó en las llamas que consumían la asquerosa tela que la envolvía.

Los adoradores embozados se interrumpieron a media salmodia, se levantaron de un salto y comenzaron a volverse. Un segundo más tarde, los Lobos, los Caballeros Pantera y los mercenarios de Shorack cayeron sobre ellos.

Aric entró a la carga en el círculo de luz del fuego, con el martillo girando en la mano. Todo se transformó en una escena borrosa. Lorcha estaba junto a él y su larga espada siseaba en el aire.

El ser que parecía una marioneta, encendido como una antorcha, continuaba chillando e intentaba salir del fuego.

Los embozados corrieron para enfrentarse a los asaltantes. Tras arrojar a un lado las capas de terciopelo negro quedaron a la vista hombres feroces, protegidos por armaduras, que blandían espadas y hachas de guerra. Sus aullantes rostros y sus armaduras estaban embadurnados de sangre y lucían símbolos pintados.

El girante martillo de Aric se estrelló contra el rostro del primer enemigo con el que se encontró. La cabeza del martillo le arrancó la mandíbula inferior y lanzó por el aire el rosáceo trozo brillante, que voló como un cometa con cola de sangre, en el que destellaba el blanco hueso desnudo. Cayó sobre él el siguiente, y paró el golpe del hacha con el mango del martillo. Con una fuerte patada baja, Aric derribó al atacante y, luego, descargó un golpe para aplastarle la cabeza entre el martillo y las baldosas de color violeta.

Gruber embistió con violencia; partió un cuello de cuajo con su martillo y, luego, giró para enfrentarse con la siguiente espada dirigida hacia él. Einholt se encontraba a su lado, y hundió una caja torácica con un golpe lateral. A Von Volk se le partió la espada en el primer choque con el enemigo, y después desgarró salvajemente a su agresor hasta matarlo con el trozo que le quedaba, antes de arrojarlo a un lado y apoderarse del hacha del caído, que, manejada por las expertas manos de Von Volk, se enterró profundamente en el cráneo del siguiente enemigo que tuvo al alcance.

Lowenhertz lanzó a uno de los enemigos hacia atrás con un diestro golpe asestado desde abajo, que le hizo astillas la cara gruñente.

Machan asestaba golpes con su espada, que zumbaba en el aire. De las heridas que abría saltaban regueros de sangre, pero luego fue cogido entre las espadas de dos enemigos como entre las hojas de una tijera. Cayó, profiriendo alaridos, en dos mitades que vertían sangre a borbotones.

Hadrick ya había tenido, por entonces, tiempo suficiente para volver a cargar la ballesta y clavó una flecha en la frente de uno de los asesinos de Machan. Un segundo más tarde, fue arrastrado hacia atrás, chillando; quedó clavado contra una columna por una lanza enemiga. Guido decapitó al atacante y arrancó la lanza, lo que permitió que Hadrick cayera, pero ya estaba muerto.

Aric ya casi había llegado hasta las Mandíbulas del Lobo, pero entonces recibió un tajo en un hombro y cayó de rodillas. Lowenhertz y Gruber estaban cercados, trabados en un feroz combate mano a mano con hombres que los acometían desde todas las direcciones. La parte superior de la cabeza de Guido fue cercenada por un hacha, y cayó, muerto. Von Volk asestó un golpe de hacha ascendente entre las piernas de un enemigo, y lo abrió hasta el esternón, pero el hacha quedó encajada y él tironeó en vano para liberarla.

Shorack alzó las manos y, con un gesto a la vez ligero y cargado de poder insondable, deshizo a uno de los adoradores, que se transformó en un residuo grasiento y humeante. Los olores y hedores del metal y la carne ardiendo colmaron el aire. El mago se estremeció ligeramente y retrocedió un paso, como para recobrar el equilibrio, tras lo cual giró de súbito y destruyó al adorador que se echaba sobre Gruber, sin hacer otra cosa que cerrar una mano en el aire. Por un instante, Lowenhertz advirtió, a través de la feroz refriega, que Shorack volvía a estar con ellos, imponente, seguro, capaz, espeluznante.

Aric partió la cadera de un oponente y una caja torácica. La criatura que había caído en el fuego y chillaba estaba volviendo a levantarse, ennegrecida, ardiendo sin llama y embreada.

Los miró a través de ojos como rendijas sucios de cenizas y fijó la mirada en Shorack. Luego, habló a través de una boca llena de ampollas grasientas y carne que se rajaba.

–Muere -dijo con una voz que pertenecía a algo muerto.

Shorack profirió un alarido, como si su interior estuviese hirviendo. Gruber tendió una mano hacia él; sin embargo, el mago fue arrebatado al aire por cosas que ninguno de ellos podía ver pero todos sintieron: corrientes frías, remolinos de viento helado. Einholt derribó a un enemigo a un lado y tendió una mano para coger la ondulante capa de Shorack. Se daba cuenta, con miedo, de que entonces estaba viendo de verdad los efectos del invisible mundo de Shorack.

El mago ascendió y, girando, se alejó hasta quedar fuera del alcance de ellos; estaba siendo zarandeado y atormentado por la brutal presa de cosas invisibles. Su capa verde, sus ropas, una bota; todo fue arrebatado de su cuerpo y se alejó ondulando en el aire. En su piel aparecieron verdugones y desgarrones sangrantes. Casi completamente desnudo, empapado en sangre y medio muerto, Shorack se estrelló contra el techo abovedado. Se le partieron los huesos. Daba la impresión de que había caído hacia arriba y se había estrellado contra el techo como si fuese el suelo. Una inmensa fuerza invisible lo sostuvo allí, con la espalda contra la piedra y las extremidades extendidas. La sangre se amontonaba en un charco sobre el techo, a su alrededor, en lugar de caer al suelo.

Su rostro destrozado, reducido a una máscara de sangre, les devolvía a Gruber y Einholt, que lo contemplaban, una mirada feroz. Todos los demás Lobos, los Caballeros Pantera y el tileano restante, Lorcha, apenas podían mantener la atención fija en la batalla. Había algo hipnótico en la inexorable y sanguinaria muerte de Shorack.

El mago miraba desde lo alto al frenético rostro de Gruber. Un momento antes de que sus ojos estallaran y su cráneo se hundiera contra el techo, Shorack habló. Sólo fueron ocho palabras que salieron por una boca llena de sangre; el último acto de su vida, un monumental acto de fuerza de voluntad.

–Romped… el… amuleto… Sin… los… símbolos… no… puede…

Ocho palabras. Una novena, quizás una décima, habrían completado la totalidad; pero el significado estaba claro para Gruber.

Una fuerza invisible hizo estallar el cadáver de Shorack por el techo en una lluvia de sangre y carne. Por un momento, quedó adherida como una capa sobre el techo, y luego cayó sobre todos ellos y dejó en el aire una niebla de vapor sanguinoliento de penetrante olor.